Es tu cuerpo, tu mente, consientete.

En estos tiempos de mayor estrés, los masajes relajantes cobran una importancia singular. Esta técnica de masaje, fija su atención en descargar la tensión acumulada, no están pensados ni para el deporte, ni para dolores musculares.

Se aplica de forma lenta y con una presión firme y progresiva, ya que la intención principal es darle al cuerpo un estado de tranquilidad y descanso mediante manipulaciones apropiadas. Su efecto es lograr la relajación y disminución del tono muscular, a través de un contacto no agresivo por parte de la persona que lo aplica.


La primera intención es relajar los músculos, aunque también favorecen la circulación, calman los nervios y despejan la mente. Hay que tener en cuenta que quien realiza los masajes, esté tranquilo y relajado, así podrá influir positivamente en el resultado del masaje y lograr el objetivo deseado.


Es tu cuerpo, tu mente, consientete.

En estos tiempos de mayor estrés, los masajes relajantes cobran una importancia singular. Esta técnica de masaje, fija su atención en descargar la tensión acumulada, no están pensados ni para el deporte, ni para dolores musculares.

Se aplica de forma lenta y con una presión firme y progresiva, ya que la intención principal es darle al cuerpo un estado de tranquilidad y descanso mediante manipulaciones apropiadas. Su efecto es lograr la relajación y disminución del tono muscular, a través de un contacto no agresivo por parte de la persona que lo aplica.


La primera intención es relajar los músculos, aunque también favorecen la circulación, calman los nervios y despejan la mente. Hay que tener en cuenta que quien realiza los masajes, esté tranquilo y relajado, así podrá influir positivamente en el resultado del masaje y lograr el objetivo deseado.