Rayos UV y las células de la piel: Parte 1

En artículos anteriores se ha mencionado la relevancia que tiene la exposición al sol y los rayos UV directamente con el envejecimiento de la piel. Pero porque? Como afecta a la piel y a las células de la misma?

Clasificación del los rayos UV

Los rayos ultravioleta (rayos UV) forman parte de la radiación electromagnética que recibe La Tierra del Sol.

Se divide, según su longitud de onda, en UVA, UVB y UVC. Los UVC son absorbidos por la capa de ozono.

La capa de ozono absorbe tambien gran parte de los UVB y solo el 5% de ellos llegan a la superficie terrestre.

Los UVA suponen el 95% de las radiaciones ultravioletas que llegan a la Tierra.

Resumiendo: La luz solar natural que percibimos en la tierra está compuesta por UVB (0.3%), UVA (5.1%), luz visible (62.7%) y luz infrarroja (31.9%).

La radiación UVA se considera como la “radiación de envejecimiento”. Es capaz de penetrar profundamente en la epidermis y en la dermis; logrando suprimir algunas funciones inmunologicas y desencadenando procesos oxidativos que causan un deterioro progresivo de las estructuras y funciones celulares; dado que este tipo de radiación puede producir daño estructural al DNA y dañar el sistema inmunológico, puede llevar a la formación de cáncer.

La radiación UVB se considera como la “radiación de quemaduras”. Es capaz de penetrar en la epidermis dañando las células que renuevan las células mas externas de la piel, generando manchas, quemaduras y cáncer escamoso.

Como afectan a la célula

Los compuestos químicos que por sus características pueden absorber foto-energía (energía de los rayos UV), se les llama cromóforos.

Los ácidos nucleicos y proteínas son los cromóforos celulares por excelencia; siendo el Triptofano y la Tirosina los aminoácidos que absorben principalmente la radiación UV.

A partir de los cambios moleculares foto-inducidos se desencadena una cascada de eventos que comienza con la transformación de esta foto-energía en una señal bioquímica.

En esencia dicha señal es la modificación de los enlaces del ADN; que van desde intercambio de enlaces, pasando por rupturas de enlaces e inserción de moléculas de agua en los dobles enlaces de la estructura del ADN, modificando el ADN por completo.

Como la célula trata de repararse

Las células al replicarse en ocasiones se saltan la sección dañada y puede seguirse replicando sin ningún problema; en situaciones donde no se puede saltar la sección dañada las células tienen otros mecanismos para repararse; sin embargo si el daño es irreparable, la célula se “suicida” y en ultima instancia; donde la radiación UV haya dañado la sección de ADN donde se guarda el “código” de apoptosis (así se llama el mecanismo de “suicidio celular” ); se presentan enfermedades genéticas humanas (como Xeroderma pigmentosum, síndrome de Cockayne y tricotiodistrofia); que en ocasiones presentan alta predisposición al cancer, envejecimiento prematuro y foto sensibilidad manifestada en diferentes niveles.

Hay que entender que las enfermedades genéticas mencionadas en el párrafo anterior se dan por una exposición excesiva al sol; y porque las células dañadas son tantas que no todas alcanzan a repararse; y el ADN queda dañado, dando lugar a dichas enfermedades.

En el siguiente post hablaremos de las reacciones de la piel a los rayos UV, mitos y realidades de los rayos UV, los FPS y los filtros solares.

Fuentes:

Gobierno principado de Asturias – Sol y Enfermedad

Universidad del Bío-Bío – LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA. SU EFECTO DAÑINO Y CONSECUENCIAS PARA LA SALUD HUMANA 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.