Conociendo la piel 6: Radiación UV y quemaduras (Parte 2)

En la publicación anterior explicamos que tipo de luz recibe la tierra del sol y como las células son afectadas por los rayos UV, en esta ocación toca a las reacciones de la piel por el daño que genera la exposición al sol.

Dependiendo del tiempo de exposición a la luz solar la reacciones de la piel pueden variar, desde presentar un leve enrojecimiento, hasta generar ampollas porque la exposición al sol ha sido prolongada y constante y ha producido una quemadura tal que generó ampollas.

Curiosidades

La radiación ultravioleta que recibe nuestra piel no solo procede directamente del sol, sino de su reflexión en diferentes superficies; por ejemplo, la hierba refleja el 15% de la radiación, el agua un 10-20%, la arena un 25% y la nieve hasta un 80%, recibiendo en este ultimo caso casi el doble de radiación. Por lo que incluso debajo de una sombrilla recibimos radiación UV.

La radiación infrarroja es la principal responsable de la sensación de calor. Esta radiación es frenada por las nubes y por lo tanto en los días nublados el sol no calienta, pero sí “quema”, ya que el 90% de la radiación ultravioleta atraviesa las nubes (no siendo culpa del “aire frío” el color de nuestras mejillas en días nublados).

Reacciones de la piel a los rayos UV

Cuando las células se dañan por la exposición a los rayos UV se presentan las siguientes reacciones comunes en la piel:

Quemaduras solares: Por lo general se presenta como un simple enrojecimiento, aunque en quemaduras severas pueden aparecer ampollas y en casos extremos puede haber fiebre y afectación del estado general de la persona.

Reacciones de foto sensibilidad: En estas reacciones, la piel responde de manera patológica y excesiva a la exposición al sol. Hay dos tipos de reacciones de fotosensibilidad: fototóxicas y fotoalérgicas.

Reacciones Fototóxicas

No están mediadas por un mecanismo inmunológico y son el resultado de sumar la exposición al sol y una sustancia fotosensibilizante. Por lo tanto, estas personas se quemarán de forma “excesiva” en relación al tiempo que han estado expuestos al sol, presentando quemaduras de mayor severidad.

Reacciones Fotoalérgicas

Son más raras y en ellas subyace un mecanismo inmunológico. En este caso, a diferencia de las reacciones fototóxicas, las lesiones producidas en la piel pueden ir más allá de la zona expuesta al sol.

Hay muchas sustancias que pueden producir fotosensibilidad. Algunas son producidas por el propio organismo, como sucede en el grupo de enfermedades de las porfirias, en las que falla una vía metabólica, acumulándose unas sustancias (porfirinas) que absorben la radiación solar, se excitan y producen fototoxicidad.

Otras sustancias fotosensibilizantes proceden del exterior, alcanzando la piel tanto por aplicación tópica como por ingesta oral y posterior difusión por la sangre. En el caso de los fotosensibilizantes por vía tópica, hay que destacar componentes incluidos en productos de cosmética, perfumes, jabones y medicamentos tópicos, por lo que ante cualquier quemadura excesiva o erupción relacionada con la exposición al sol habrá que hacer memoria y pensar en ellos como posibles causantes. También hay sustancias fotosensibilizantes en el medio natural que producen erupciones con el sol, como por ejemplo la fitofotodermatitis o dermatitis ampollosa de los prados. Esta reacción de fototoxicidad está en relación con unas sustancias (los psoralenos) presentes en algunos vegetales y hierbas que, al impregnar de forma casual nuestra piel y exponiéndonos posteriormente al sol, originan quemaduras intensas, frecuentemente con ampollas. Estas quemaduras tienen formas variadas y reproducen fielmente la zona en la que la piel recibió de forma consecutiva el contacto de las plantas y la radiación del sol.

Por último, no podemos olvidar que muchos medicamentos ingeridos por vía oral pueden actuar como fotosensibilizantes (algunos antibióticos, diuréticos o anti-inflamatorios), por lo que es aconsejable leer el prospecto con anterioridad para poder prevenir estas reacciones con medidas adecuadas de fotoprotección.

Más adelante hablaremos de como funcionan los filtros solares y que son los FPS.

Fuentes

Gobierno principado de Asturias – Sol y Enfermedad

Universidad del Bío-Bío – LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA. SU EFECTO DAÑINO Y CONSECUENCIAS PARA LA SALUD HUMANA 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.