Mascarilla de Yogurt, Miel y Avena

La contaminación, el maquillaje, la exposición al sol, entre otras cosas; provocan que la piel se maltrate y se reseque, se vea pálida y sin vida, es por eso que buscamos algún tratamiento o crema que la hidrate y nutra; gastando en cremas que no siempre nos dan los resultados esperados.

En ocaciones sin gastar mucho podemos nutrir nuestra piel con productos naturales que tenemos en el refrigerador, solo hay que saber que contienen y como utilizarlas, la mayoría son mezclas simples, en el peor de los casos hay que poner a baño Maria para que algún ingrediente se disuelva.

Todas las mascarillas se deben colocar sobre piel limpia para que los nutrientes se absorban de manera homogénea.

Se recomienda que se apliquen después de bañarte porque los poros quedan abiertos ademas de que queda receptiva para absorber lo que le pongas encima, puesto que le das tiempo en lo que te secas y te vistes. O bien puedes lavar bien tu rostro con agua tibia.

Esta mascarilla nutre y suaviza la piel se prepara con:

Ingredientes:
  • 1 cucharada de yogurt natural
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de avena molida
  • Una pizca de polen en polvo o la punta de una cucharada cafetera en extracto (opcional)
Preparación:

Mezcla bien todos los ingredientes en una taza, y una vez homogénea la mezcla, está lista para aplicar.

Aplicación y remoción de la mascarilla:

Coloca la mezcla por todo el rostro y espera a que se seque la mascarilla, te das cuenta que esta seca porque ya no sientes ninguna parte fría en la cara (seca en aproximadamente 35 minutos), después solo enjuaga con agua tibia.

Gracias a los nutrientes y las grasas naturales del yogurt, el polen y la avena, la piel queda muy suave y tersa.

Si tienes muy maltratada la piel es recomendable que te apliques esta mascarilla diario, o si es para mantenimiento de la piel puedes hacerlo 1 o 2 veces por semana.

Esta mascarilla aporta los siguientes nutrientes:

Yogurt natural: Vitamina A, y grasas saturadas que humectan la piel, además de que al ser ligeramente ácido favorece el restablecimiento del pH de la piel que sino me equivoco es 5.

Miel: por sus características antimicrobianas y antisépticas, elimina bacterias patógenas que pudieran favorecer la resequedad de la piel; además suaviza y tensa la piel.

Avena: Aporta diversas vitaminas y antioxidantes entre los más relevantes: complejo B, vitamina E, ácidos grasos poliinsaturados y vitamina K
Y si le agregaste polen: el polen es rico en azúcares, proteínas, lípidos, vitaminas y antioxidantes, entre una gran variedad de compuestos de diferente naturaleza química; en esencia una bomba nutritiva para tu piel.

Seguiré probando algunas mascarillas e iré investigando otras cosas interesantes acerca de la piel y como cuidarla.

Tu opinión es importante! Déjanos un comentario o recomendación, o cuéntanos ya conocías esta mascarilla?

Fuentes:

Composición del Yogurt Natural – USDA

Composición de la avena – USDA

Estudio realizado para caracterizar el Polen – Universidad Nacional de Colombia (En Medellín)

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.